Las cámara reflex digitales (o DSLR en el idioma de Sheakspeare) eran hasta hace poco, sinónimo de cámaras monstruosas (por lo grandes) y creadas para curtidos profesionales de